BESTIARIUM es un proyecto fotográfico cuyo principal objetivo consiste en mostrar nuestras razas autóctonas en su conjunto y desde un punto de vista singular. Estos retratos tratan de romper la distancia desde la que estamos acostumbrados a observarlas: ahora es su mirada animal la que se cruza con la nuestra, transmitiendo toda la fuerza y la honestidad que da el cara a cara, sin nada que perturbe ese instante de comunicación. En un principio nos pueden sorprender sus curiosos rasgos físicos, pero una observación más atenta nos lleva a reconocer en ellos actitudes y estados de ánimo que resultan más propias del ser humano que de este tipo de animales. Esto se debe en gran medida a su progresiva desaparición de nuestra vida cotidiana. Los vemos convertidos en dibujos animados, compramos peluches a los niños, pero pocas veces nos preguntamos sobre la ancestral relación que nos une a ellos y que aún hoy perdura en los hombres y mujeres del campo, garantes de esa cultura tradicional que jamás debimos perder.

Razas autóctonas

Actualmente el Ministerio de Agricultura tiene reconocidas 161 razas de ganado autóctonas en su Catálogo Oficial, aunque esta lista es bastante más amplia y por ello regularmente se incorporan nuevas razas. El motivo es que algunas de ellas, aún existiendo desde hace mucho tiempo, no han podido cumplir con los requisitos exigidos para formar parte de dicho catálogo hasta fechas recientes. Por otro lado, hay que señalar que en él no aparecen ni las razas caninas ni las de palomas autóctonas, que sí están incluidas en BESTIARIUM, ya que creemos que apenas son conocidas y están tan vinculadas al campo español como el resto de razas.

 

Bestiarium en acción

Más de tres años de intenso trabajo y miles de kilómetros recorridos han dado como fruto el proyecto que ahora presentamos.

Las imágenes se han llevado a cabo contando con la colaboración y el asesoramiento de las asociaciones de criadores de razas autóctonas, que a través de sus representantes, ganaderos y veterinarios, han sido las encargadas de seleccionar los animales más característicos de cada una de ellas.

Durante el proceso de producción se montaron improvisados estudios fotográficos allá donde se encontraba cada una de las razas, cuidando en todo momento del bienestar de todos los animales retratados.